viernes, 6 de junio de 2008

FLORA Y FAUNA DEL MANGLAR COLOMBIANO.
















Aspectos Generales Sobre Fauna

Desde el punto de vista ecológico la biota de una región obedece a los procesos de la evolución biológica, a los cambios globales en términos geológicos y a las condiciones ambientales imperantes. El medio es cambiante y el elemento fáunico dependerá de la calidad y cantidad de hábitat disponible. Independientemente del uso de la fauna silvestre por el hombre, son las alteraciones y degradaciones ambientales las mayores causas de pérdidas o desapariciones de estos elementos de la biota en general. De ahí que su abundancia, presencia o ausencia directamente refleje la condición de un ecosistema. (Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Gil-Torres y Ulloa-Delgado, 2001; Ulloa-Delgado et al., 2003; Sánchez-Páez et al., 2003) sitado Ulloa-Delgado et al., 2004.

La fauna en todas sus múltiples manifestaciones es parte estructural y funcional de los ecosistemas. Por lo tanto y desde esta perspectiva y con el ánimo de poseer una comprensión más completa de los manglares, es fundamental tener en cuenta la diversidad de especies y su abundancia, en los procesos de planificación, conservación y aprovechamiento de los ecosistemas de manglar. Es importante el conocimiento de estos ecosistemas ya que es muy poca la información con que se cuenta, aunque es muy valiosa, es fraccionada e incompleta y apunta a temas específicos e individuales de algunas especies y no a la universalidad de los sistemas y mucho menos de las interacciones ecológicas de estos. (Sierra-Diaz etal., 1998; Sánchez-Paez et al ., 2000; Ulloa-Delgado y Gil-Torres 2001; Gil-torres y Ulloa-Delgado,2001 y Ulloa-Delgado et al., 2003). Sitado Ulloa-Delgado et al., 2004.

Desde el punto de vista macro ecológico, todas las formaciones mangláricas, desde Rioacha en el departamento de la Guajira, hasta Arboletes en el departamento de Antioquia, están limitadas y asociadas con enclaves áridos y semiáridos y sus respectivas vegetaciones que se caracterizan por poseer un alto grado de degradación, a excepción del sector del Parque Nacional Tayrona, el cual se puede considerar en buen estado de conservación.(Ulloa-Delgado et al., 2003)


La fauna no ha sido ajena a esta situación de alteración y degradación, y por lo tanto se presenta profundamente disminuida en su diversidad y abundancia, advirtiéndose que bajo estas condiciones, algunas especies se adaptan y logran establecerse con apariencia de normalidad, como es el caso estricto de algunas especies de aves y roedores.(Sánchez-Paez et al., 2003; Ulloa-Delgado et al., 2003).

Otro efecto destructivo que compromete a mamíferos, aves, reptiles y crustáceos y que a su vez sirve como muestreo aleatorio de existencia de algunas especies, se relaciona con la muerte incidental en las carreteras, que aunque es permanente y persistente aún no ha sido cuantificada. Durante varios años de recorrido por el anillo vial de Cartagena y la carretera de Barranquilla – Cienaga, principalmente, el oso hormiguero (Tamandua mexicana) y la zorra cucha o zorro rabipelao (Didelphys marsupialis ), son las dos victimas mas comunes, pues sus movimientos lentos, el encandilamiento, el exceso de velocidad y la actuación intencional de algunos conductores, propician su atropellamiento. La muerte nocturna tambien es muy común para otros mamíferos como los mapuritos (Conepatus semistriatus) y los mapaches (Procyon lotor ). (Ulloa -Delgado et al., 2004.)

La presencia o ausencia de una especie fáunica, generalmente esta determinada por la cantidad y la calidad del hábitat principalmente y por los procesos erosivos de las poblaciones naturales, representados por el uso directo que suele ser permanente y persistente. La cacería y recolección de recursos hídricos que ha sido ejercida por comunidades locales durante muchos años, es causa selectiva de disminución, alteración y desaparición local de algunas especies. (Sánchez-Paez et al., 2003 ; Ulloa-Delgado et al., 2003) citado por Ulloa delgado et al., 2004.


A CONTINUACIÓN LAS CLASES QUE SE ENCUENTRAN EN EL MANGLE DEL CARIBE COLOMBIANO:


CLASE AMPHIBIA ( Ranas, Sapos y Salamandras)

Para la planicie Costera y de los mangles la clase amphibia es la menos representada en cuanto a diversidad de especies; el clima, las altas temperaturas y ambiente salino o marino, son limitantes de concurrencia y dispersión, dadas las particularidades histológicas del integumento de la mayoría de las especies del grupo. Sin embargo los tres ordenes representativos de la región son: Anura, Urodela y Gymnophyona, donde el orden Anura (sapos y ranas) es el mas diverso. Para los manglares estos no son exclusivos pues la presencia de estos anfibios en los ecosistemas de mangle, depende mas del contexto ecológico general, es decir, son mas abundantes en manglares con salinidad cero o cerca de ésta. (Sierra-Díaz et al., 1999; Sierra-Díaz et al., 2000; Sánchez-Paez et al ., 2000; Ulloa-Delgado et al., 2001; Ulloa-Delgado y Gil- Torres, 2001; Gil-Torres y Ulloa-Delgado, 2001 y Ulloa-Delgado et al., 2003).

Dentro de las especies que se encuentran en el mangle están: sapos, bufonidea (Bufo marinus y Bufo granulosos); ranas Hylidae (Hyla pugnax, Hyla microcephala, Hyla vigilans, Phynoyas venulosa, Scinax rubra y Scinax boulengeri); Leptodactilidae (Leptodactylus bolivianus, Leptodactylus poecilochilus, Physalemos pustulosos, Pleurodema brachyops, Pseudopaludicola pusilla); Microhylidae (Cf. Elachistocleis ovalis o Relictovomer pearsei). ( Lynch, 1999; Ulloa-Delgado et al., 2003).


CLASE REPTYLIA (Tatacoas, Lagartos, Culebras, Caimanes, Babillas y Tortugas).


Para toda la planicie Caribe, los reptiles están representados por muchas especies pertenecientes a los ordenes Squamata, Cocrodylia y Quelonios, las cuales registran habitas muy diversos y que asilan desde los acuáticos como algunas tortugas y cocodrilos, hasta algunas serpientes y lagartos que habitan el bosque y algunas construcciones rurales y urbanas del Caribe. En general son especies de amplia dispersión Neotropical. (Sierra-Diaz, 1999; Sierra-Diaz et al., 2000; Sánchez-Paez et al., 2000; Ulloa-Delgado et al., 2001; Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Gil-Torres y Ulloa-Delgado20001; Ulloa-Delgado., 2003).


Squamata

El suborden de las serpientes u ofidios (culebras) para la zona del Caribe de Colombia es considerado diverso en especie de amplia dispersión. Su presencia en al manglar depende mas de los ecosistemas circunvecinos que del mismo manglar en sí, advirtiéndose que existe cierto comportamiento halófobo en la mayoría de ellas. Para el Norte del país deben existir mas de 50 especies, incluyendo varios géneros venenosos. La mayoría de las registradas se asocia a ambientes dulceacuícolas, por lo tanto podrían ser consideradas como asociadas a los ecotonos continentales y eventualmente visitantes de los manglares. ( Ulloa-Delgado et al., 2001; Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Gil-Torres y Ulloa-Delgado, 2001 y Ulloa-Delgado et al., 2003).

La Boa manglera (Corallus portulacastus), es una especie bastante fiel a los manglares, pues prácticamente ha sido observada en toda la extensión del Caribe Colombiano (Sánchez-Paez et al., 2000). La Boa constructor es el segundo boido en cantidad dentro de los manglares, con claras tendencias de frecuencia y abundancia hacia los sectores menos salobres o muy localizados en el entorno de los manglares (Sánchez-Paez et al., 2000). Las serpientes venenosas también tiene su participación dentro de los manglares o muy cerca de estos; la cascabel (Crotalus durissus ) es una de las especies mas temidas de toda la llanura costera (Ulloa-delgado et al., 2003), en el sector Industrial de Mamonal en Cartagena se encontraron dos ejemplares de cuatro narices (Portidium langsbergii) las tallas equis (Bothrops spp) y las corales (Micrurus sp ). Ulloa-Delgado et al ., 2004.

Otros ofidios que han sido observados a los alrededores de los mangles corresponden en su mayoría a la familia Colubridae , que son venenosas; dentro de las mas comunes se encuentran la lobera o mapana mariposa (Epicatres cenchria), guardacaminos (Liophis lineatus), víbora de sangre (Phimophis guinensis), serpiente gusano o puyadora (Leptotyphlops dugandi), mapana de agua (Helycops danieli).

El suborden de los Saurios (lagartos) es el mas diverso, abundante y mejor representado de los reptiles, manteniéndose la tendencia de la diversidad y abundancia inversamente proporcional a la salinidad del ambiente, como en el de los ofidos. El gekonido, Gonotodes albugularis es la excepción, ya que es el lagarto mas común dentro de todos los manglares, desde los dulceacuícolas hasta los salobres y salados. Sánchez-Paez et al., (2000) (Ulloa-Delgado et al., 2001 ; Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Ulloa-Delgado et al., 2002; Ulloa-delgado., 2003).

Son poco comunes las iguanas Iguana iguana iguana en el continente e Iguana iguana rhinolopha en los manglares en las Islas de Providencia y casi extinta en la de San Andrés. El tiplero o lobito (Cnemidophorus lemniscatus) podría ser la especie mas común de la llanura costera del Caribe Colombiano, el lobo pollero (Tupinambis teguiixin) es el de mayor desarrollo junto a las iguanas y junto a ellas los de mayor tamaño .

El suborden Amphisbaenia o Tatacoas, representado por una familia (Amphisbaenidae), y un genero (Amphisbaena spp), constituye el grupo menos representado entre los reptiles. No existen registros para el manglar, pero se sabe de su existencia en los planos inundables de la llanura costera, sobre todo asociado a los deltas de los ríos Magdalena, Canal del Dique, Sinú y Atrato, en donde se desarrollan manglares y se presume de su presencia. (Ulloa-Delgado et al., 2004).


Crocodilia

Sobre la línea del litoral caribe del país, los manglares y los hidrobiomas dulceacuícolas asociados a éstos, son los únicos refugios importantes para el Caimán de aguja o del magdalena (Cocrodylus acutus fam. Crocodylidae). Esta especie esta registrada en el libro rojo de la UICN como especie en peligro de extinción. Son importantes las poblaciones de los caimanes que habitan los manglares de la Alta Guajira, palomino y Dibulla en el departamento de la Guajira; manglares de la Ciénaga Grande de Santa Marta y la vía Isla Parque de Salamanca en el departamento del magdalena; manglares del Delta del Canal del Dique en los departamentos de Bolívar y Sucre, y en este último en dos zonas de manglares del Golfo de Morrosquillo; Bahía de Cispatá en le departamento de Córdoba y Bocas del Atrato en el departamento de Antioquia. (Ulloa-Delgado y Gil Torres, 2001; Ulloa-Delgado et al., 2001; Ulloa-Delgado y Sierra-Díaz, 2002)


Con relacion a otro cocrodílideo, es muy abundante en los manglares dulceacuícolas o de baja salinidad de la región costera en general, a excepción de los manglares ubicados en la Guajira. La Babilla (Caiman cocrodilus focus, fam. Alligatoridae) se ha localizado compartiendo habitat con el caimán (Cocrodilus acuatus), aunque su abundancia disminuye con la salinidad, siendo más prósperas y dominantes las poblaciones en ambientes dulceacuícolas o ligeramente salobres. (Ulloa-Delgado y Cavanzo-Ulloa, 2003).


Quelonios

Las especies de tortugas se han observado en el mangle o a sus alrededores, son de amplia dispersión. Dentro de als continentales y asociadas a los ambientes dulceacuícolas incluyendo algunos manglares, la Hicotea (Trachemys scripta callirostris), podría ser la especie de mayor abundancia y de mayor uso tanto que en algunas localidades ya ha sido extinta.

Merecen especial interés la tortuga de río (Podonemis lewyana) y la delos pantanos o charcos (Batrachemys Dalí). Las dos son endémicas y consideradas en peligro de extinción, los unicos representantes del suborden pleurodira para Colombia (Castaño,2002; Sánchez-Paez et al., 2003).

Dentro de las tortugas marinas, ejemplerares de Carey (Eretmochelys imbricata) y blancas o verdes (Chelonia mydas), han sido capturadas en los manglares de la Bahía de Cistapá. Estas tortugas estan listadas en peligro de extinción en le libro rojo de CITES, no obstante son muy apetecidas por los pescadores, quienes no escatiman su aprovechamiento en el momento de una captura incidental. (Ulloa-Delgado et al., 2004).


CLASE AVES (Pelícano, Pato cuervo o Buzo, Garza blanca , Garza morena, entre otros).


Aunque no esta determinada una avifauna para los manglares, lo cierto es que el estado de degradación de los ecosistemas aledaños a estos formaciones arbóreas , han hecho que en los manglares se refugien permanentemente o temporalmente especies locales y migratorias. Entre aves migratorias y permanentes se estiman, representantes de 50 familias y que comprenden 19 ordenes para la llanura Caribe. Algunas se destacan por su uso ya sea de mascotas, plumas para artesanías o para el consumo humano. (Sierra-Díaz et al., 2000; Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001).

Algunas de las especies mas comunes en áreas de manglar y zonas aledañas son: Pelícano (Pelecanus occidentalis) , maría mulata (Quincallas mexicanus), pato cuervo o buzo (Phalacrocórax olivaceus), garza blanca (Egretta tula), garza morena (Hidranassa tricolor), garza real (Casmeroduis albus), coclí o coquito (Eudocimus albus), garcipolo (Butorides striatus), pájaro carpintero (Chrysoptilus punctigula), pato barraquete (Anas discors), viudita (Dendrocygna viduata), gallito de ciénaga (Jacana jacana ), garza nocturna (Nyctanassa violacea),baco (Tigrisoma lineatum), gavilán caracolero grande (Rosthramus sociabilis), gavilán (Buteo nitidus), gavilán (Buteogallus anthracinus), golero ( Coragyps atratus) y halcón garrapatero (Milvago chimachima). (Sierra-Díaz et al .,2000, Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Sánchez-Páez et al., 2003).

Según Sánchez-Páez et al., (2003) la diversidad de aves en el mangle se realizó en 137 jornadas totales de campo donde se registraron 17.558 avistamientos que comprometieron 203 especies ( cerca del 12 % de la avifauna registrada para Colombia ). Ulloa-Delgado et al ., 2004.



CLASE MAMALIA

Los mamíferos podrían ser considerados como uno de los grupos faunísticos más exigentes en términos de cantidad y calidad de hábitat, de ahí que muchas especies muestren agotamiento y posible desaparición local, dado el deterioro ambiental generalizado y la expansiva actividad del hombre. Especies como la danta de clima cálido (Tapirus terrestris), hace más de 50 años desapareció del departamento del Atlántico y del norte de los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba; igual esta ocurriendo con el perrito venadero (Speothos venaticus) del cual no se conoce registros en los manglares ni en los ecosistemas adyacentes. Entre otras especies que podrían ser consideradas de reciente extirpación local se tiene: el jaguar o tigre mariposa o tigre malibú (Panthera onca), el veneado racimo o de cuernos (Odocoileus virginianus), y de alarmante disminución el manatí o vaca marina (Trichechus manatus). Al parecer la situación crítica de estas especies, obedece principalmente a la detruccion o fragmentacion del hábitat natural, pues ademas de que son muy escasas requieren de un área extensa y en buen estado de conservación, condiciones que son cada vez mas escasas en el norte del país. ( Sierra-Díaz et al., 2000, Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001; Alvarado, 2002; Ulloa-Delgado, 2003).

Los manglares continuan siendo refugios importantes para salvaguaradar algunas especies; las especies de mamíferos del manglar en su mayoría son las mismas que se registran en boques aledaños, con cierta condicion de abundancia de algunas especies y ausencia total de otras.

El orden marsupialia esta representado por varias especies nocturnas y omnívoras de als cuales 4 han sido observadas en los amnglares: la zorra cucah o rabipelao ( Didelphys marsupialis) de la familia Didelphidae es la especie más común en los manglares y zonas adyacentes. Marmosa robinsoni de la familia marmosidae, ha sido común en los manglares de la Bahía de Cispatá y en los del santuario de flora y fauna del Mono Hernández, en el Canal del Dique.( Ulloa-Delgado y Cavanzo-Ulloa, 2003).

Los murciélagos u orden Quiroptera, podría ser el grupo más diverso de mamíferos visitantes del manglar, con dos especies abundantes y comunes en los cuerpos de agua dulceacuícolas ysalobres, y que corresponden a los pescadores de la familia Noctilidae (Noctilus leporinus y Noctilus albiventris). Este último se observo siempre en cuerpos de agua dulce y rodeando el mangle Rhizophora mangle.


Para el oren rodentia (ratones, ardillas, ponches, etc.) el ambiente salado y salobre puede ser restringido, no obstante existe una abundancia significativa en los bosques y formaciones mangláricas adyacentes de la planicie Caribe del país. Igualmente especies como el poche o caco (Hydrochaeris hydrochaeris), son relativamente abundantes en los pantanos dulceacuícolas, incluyendo algunas formaciones mangláricas mixtas. (Ulloa-Delgado et al., 2003).


El mamífero más común y de mayor uso tradicional es el conejo (Sylvilagus brasiliensis), familia Leporidae, orden Lagomorpha; muy abundante en los rastrojos y bosques secundarios totalmente emergidos, pero ha sido observado en manglares cercanos a esta zona.

De las 5 familias del orden Edentata identificados para la Planicie Caribe del país, 3 han sido registrados dentro del área de manglar, incluyendo los dulceacuícolas, salobres y salados. Para mascotas son capturados los osos perezosos de tres dedos o pericos ligeros ( fam. Bradypodidae; Bradypus variegatus).

El oso hormiguero (Tamandua mexicana), se ha observado en árboles de Laguncularia racemosa, pero genralmente encontrado muerto en las carreteras. El oso hormiguero enano, osito de cristal, duendecito, gran bestia o pacatara (Cíclopes didactylus) de la familia Cyclopidae, es el de mayor fidelidad manglárica,pues más de 10 ejemplares han sido observados exclusivamente allí.

Para el orden y la familia Sirenidae, el representante es la vaca marina o manatí (Trychechus manatus), especie en peligro de extinción de amplia distribución, peor prácticamente salvaguardada en las formaciones mangláricas y humeadles adyacentes. Se localiza en pajáres de la Ciénaga Grande de Santa Marta, Delta del Canal del Dique y Bahía del Cipatá.

La zorra baya (Cerdocyon thous), es el canido más común entodo el territorio de la Planicie del Caribe del país y suele andar en pareja o en grupos familiares. Aunque este representante del orden Carnívora suele frecuentar las áreas abiertas, en varias ocasiones se ha visto merodeando los manglares, sobre todo en la Bahía del Cispatá y el Delta del Canal del Dique. Es posible que se dirija al manglar a comer cangrejos, pues algunas huellas lo indican.


Otro carnívoro de la familia Mustelidae, es la nutri o perro de agua (Lutra longicaudis), sus hábitos dulceacuícolas lo hacen afín con los manglares que se desarrollan en las grandes deltas y en general en las zonas del desborde de las planicies costeras. Se ha observado su presencia en la parte interna de la Bahía de Cispatá , en la Ciénaga Grande de Santa Marta y del Delta del Canal del Dique, pero campesinos dan fe de la disminución de esta población en la útlma década.


FLORA DEL SANTUARIO EL CORCHAL “MONO HERNÁNDEZ”

El área de los manglares de Canal del Dique resulta una de las más importantes para la biota de la region y altamente significativa para el Caribe Colombiano. De acuerdo con Chapman (1917) y en consecuencia de su ubicación en el cordón árido Pericaribeño y de principios ecológicos y biogeográficos, el área esta situada dentro de la arid tropical zone.

En medio de las complejas ciencias del manglar , en ocasiones se presentan densas asociaciones cumulares del helecho mata tigre (Acrostichum aureum) , sobre todo en algunos sitios húmedos y sombreados o en aquellos donde la vagetacion prístina de los amngles ha sido eliminada. Popularmente los mangleros del Caribe Colombiano, consideran a los mata tigre como agresores del manglar (Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001).

Ya en el borde y en contacto directo con las aguas “intermitentes”, salinas o dulces las relaciones más frecuentes están dadas por vegetación submarina, representada por algas o en las zonas déltaicas por vegetación subacuática y superficial, todas estas pertenecientes a Hidrophytia. (Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001)


Las principales formaciones vegetales :

Halophytia o especies Halohelófilas = manglares

Helophytia o Hélofilas =vegetación que crece en aguas dulces intermitentes

Pedophytia o pedófilas = vegetación de orillas de arroyos y quebradas

Hidrophytia o Hidrófila = vegetación de ciénagas

Psammophytia o Psammófila = vegetación de suelos arenosos y playas.

Ciénaga de Benítez Los árboles del mangle crecen en suelo inundado, fangoso e inestable, sometidos a fluctuaciones de la marea y salinidades bajas. La ciénaga de Benítez y los demás cuerpos de agua vecinos, estan enmarcados por una banda de mangle tipo borde con dominancia del Rojo (Rhyzophora mangle) en lsa parte más externa y en la interna codominado con el Bobo o Amarillo (Laguncularia racemosa); el mangle Negro o salado (Avicennia germinans), se encuentra en menor cantidad, pues al parecer el suelo no es apto para su desarrollo, dada su baja inestabilidad o firmeza, saturación y la baja salinidad.
Portobelo el área de bosque portobelo está conformado en forma homogénea por Avicennia germinans , que se encuentra sobre una ligera inflexión o cuenca del terreno. Sobre el borde occidental del playon se encuentra una pequeña franja de 8 metros de Langura racemosa. (Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001)


Ciénaga de Pablo en esta ciénaga se presentan diversas condiciones que influyen en la conformación de diferentes paisajes y situaciones fisiónomicas, estructurales y funcionales. De frente al mar se halla un manglar tipo borde, los caños internos tipo ribereño y hacia el interior se presenta un manglar tipo cuenca.
(Ulloa-Delgado y Gil-Torres, 2001)

2 comentarios:

vale dijo...

me parece q deberias especificar donde esta la flora, y sino ponla como dato, tendras mas visitas

Angie Balanta dijo...

me parece muy la escritura y conclucion de la fauna y flora que tiene los manglares